T. +34 639 779 053 | grupoanalisis@grupoanalisis.com
Lunes, noviembre 20, 2017
/

31. Pero exactamente ¿cómo se sabe que alguien tiene ansiedad? 

/

La ansiedad es la expresión de que hay algo que no anda bien; pero no siempre uno es consciente de que está ansioso. La mayoría de las personas pensamos que estar ansioso es equivalente a andar con los nervios desatados; pero no es exactamente así. Hay una cantidad de síntomas que hablan de que el grado de ansiedad comienza a ser llamativo o preocupante:

Por ejemplo, en ocasiones la ansiedad se expresa mediante un estado de nerviosismo o excitación. Uno no sabe muy bien por qué, pero se siente “nervioso”, o “excitado”. No puede estar quieto, anda de un lado a otro como para “soltar nervios”. Esta es la forma habitual de decir a alguien “estás ansioso”

Otra manifestación de la ansiedad es el sentimiento de soledad. Porque si bien todos estamos relativamente “solos”, en realidad es una soledad en la que uno está acompañado y tiene amigos y demás. Es decir es una soledad más conceptual o filosófica que real. Pero hay ocasiones en las que uno “se siente solo”, es un sentimiento muy intenso y duro de sostener. En cualquier momento del día le viene el pensamiento “estoy solo”, “me siento solo”. Esto es indicativo de ansiedad.

En otras ocasiones tenemos ganas de liberarnos de todo lo que nos ata. Por ejemplo, no es raro encontrarse con personas, en ocasiones adolescentes pero no necesariamente se da en este período del desarrollo, en los que uno desea “liberarse de todo”, e incluso planea marcharse fuera, a vivir la vida. No tanto como un plan premeditado cuanto como un escapar de las ligaduras en las que se encuentra. Ganas como de enviarlo todo a freír espárragos. Cuando esto es ocasional, puntual, cuando aparece tras un enfado lo podemos entender. Todos de vez en cuando tenemos ganas de enviarlo todo a paseo o irnos a miles de kilómetros de distancia para que “nos dejen en paz”. Esto es normal. Pero cuando esto aparece de forma casi como constante, es signo de ansiedad.

Otra manifestación de la ansiedad es la preocupación constante sobre algo. Hay quien centra su preocupación en los estudios, en lo económico, en… Y aunque tener preocupaciones es algo habitual y que debemos encarar todos los días, la cuestión estriba en que hay quienes están todo el día preocupados. La vida es una preocupación constante, todo es un problema. Ese estado de preocupación constante, es un síntoma de la ansiedad.

En ocasiones uno se descubre haciendo cosas que no tienen sentido, que las hace sin ton ni son, que se equivoca con frecuencia… le llamamos despistado; aunque en realidad, esa desazón en el hacer por hacer, en el sin sentido de lo que se hace, en ese equivocarse con cosas tontas y de forma constante, es una manera de expresarse la ansiedad de esta persona. Cierto que se debiera descartar la presencia de alguna alteración en el organismo; pero por lo general estamos hablando de personas con un grado de salud aceptable pero que en un largo período de su vida andan con todas estas cosas, despistados.

Otra forma de detectar la ansiedad es cuando vemos que alguien tiene movimientos que no son tics, sino descargas de tensión: morderse las uñas, teclear los dedos constantemente, tener la necesidad de tener algo entre manos, morderse los labios, atusarse el pelo con una cierta frecuencia, o mesarse la barba en el caso de que uno la tenga, mover constantemente las piernas… es decir, aparecen comportamientos que expresan el estado nervioso, el estado de ansiedad de esa persona.

En otras ocasiones vemos a alguien que fácilmente se excita por todo. ¡Estás excitable!, le decimos. A la mínima salta, discute con frecuencia, contesta mal y de forma casi automática. Y no es que uno tenga un “mal día”, que todos lo tenemos, Es algo que parece que le va amargando el carácter. Esto es un estado indicativo de niveles de ansiedad que convendría reconducir, claro.

En otros casos no se da tanto la excitación cuanto la cosa depresiva. Hay quien se duerme con frecuencia sin que haya nada que lo justifique, que dormita en cualquier lugar y momento del día: es un síntoma de la ansiedad. Incluso en ocasiones no consigue dormir, o se despierta a las dos horas de haberse dormido. Es como si pensara cosas constantemente y no puede detener todo este ir y venir de ideas de todo tipo. Esto son síntomas de ansiedad.

Hay quien muestra una actitud ante la vida de tipo fatalista, con una total falta de ganas y sin confianza en sí mismo. Eso, es otra muestra de la ansiedad; como lo es el tener “miedos” tontos o absurdos, sin base o fundamento para ellos. Quien se sobresalta con frecuencia ante un ruido inesperado, o ante una sombra que se ha imaginado.

La irritabilidad también es una muestra de este estado ansioso. Las personas no tenemos por qué estar irritables constantemente. Se le suele atribuir al carácter, pero en realidad es la expresión de una ansiedad latente que se expresa con esta irritabilidad. Lo mismo diríamos del malhumorad constante.

En ocasiones no aparece tanto la irritabilidad cuanto la falta de paciencia. No es raro ver en estos momentos de la civilización occidental, personas que desean que todo se resuelva al momento, que se impacientan ante una cola, o una espera. ¿Qué es lo que se nos escapa? Me cuesta responder a eso, pero esa incapacidad por esperar, por aguardar nuestro turno, o para aceptar que las cosas no funcionan a la velocidad que queremos o de la forma que querríamos, son signos de ansiedad.

Otra forma es la de distraerse fácilmente de las cosas, o que se cansa fácilmente por nada o ante nada. Cuando nos distraemos con frecuencia y fácilmente habrá que pensar que nada o pocas cosas nos atrapan. Que nuestra mente anda con muchas cosas y que ante ello, cualquier cosa es capaz de distraernos, o de fatigarnos. Eso es ansiedad.

Igualmente el llanto, el llanto frecuente. Hay quienes a la mínima se emocionan y acaban llorando por cosas que normalmente no nos hacen llorar. No tienen por qué está asociadas a nada en concreto y, desde luego, no hay nada que lo justifique a primera vista.

Como veis, hay un montón de signos que indican que hay una ansiedad que convendría reconducir, reequilibrar.

Valora éste post



Respuesta a 31. Pero exactamente ¿cómo se sabe que alguien tiene ansiedad?

  1. Pingback: Sobre la ansiedad | Grupoanalisis

Añadir un comentario

Current day month ye@r *